Avance de la ONU en el proceso de una gestión internacional del Alta Mar

Secretary-General Ban Ki-moon addresses event in Yeosu, Republic of Korea, where he launched a new initiative to protect oceans. UN Photo/E. Schneider

Entre el 19 y el 23 de agosto 2013, unos 250 delegados, profesionales y expertos, se reunieron en Nueva York en un intento de avanzar hacia un consenso sobre el marco legal y la agenda de las negociaciones sobre el Alta Mar. Tara Expéditions estuvo presente.

 

Los objetivos establecidos en Rio+20, junio de 2012

Con el texto final de la Conferencia “Río+20”, se aplazaban por dos años las negociaciones relativas a la gestión de la biodiversidad marina mas allá de las jurisdicciones nacionales. El compromiso era de llegar a un acuerdo en el transcurso de la 69ª Asamblea General de las Naciones Unidas, en 2014. Las sesiones de agosto sobre la biodiversidad en el Alta Mar se hacían entonces imprescindibles para definir el proceso y la agenda del grupo “Biodiversity Beyond areas of National Jurisdiction (BBNJ)”.

 

Las negociaciones

Es Patricia O’Brien, Secretario General adjunto de Asuntos Jurídicos y Asesora de las Naciones Unidas, quien abre las sesiones este 19 de agosto, en nombre del Secretario General Ban Ki-moon. Ella empieza por recuerda los objetivos del documento final de Río+20, y reafirma el compromiso personal del Secretario General en materia de Océano. Los dos co-presidentes del Grupo Biodiversidad en Alta Mar, Palitha Konoha y Liesbeth Lijnzaad, mencionan a su vez los compromisos de Río, saludando la importancia de los talleres científicos celebrados en mayo de 2013.

Los grupos de países y los países miembros presentan sus expectativas en cuanto a la presente semana de negociaciones. La Unión Europea reafirma su posición a favor de un acuerdo tan pronto como sea posible. Europa sigue siendo un motor de este proceso, aunque durante esta misma semana, el G-77, -(un grupo que en la actualidad cuenta con 132 países del Sur)-, toma la iniciativa proponiendo un texto que recalca que los fondos marinos, más allá de los límites de la jurisdicción nacional, también incluyen factores biológicos; El texto aboga a favor de un trato especial de las cuestiones de formación y de transferencia de tecnología.

Los países del Sur hacen hincapié en la temática de los derechos de propiedad intelectual de los recursos genéticos marinos y la distribución de los beneficios derivados de la explotación de estos recursos. Los pequeños estados insulares (SIDS), representados por Papúa-Nueva Guinea, destacan la importancia de las evaluaciones de impacto ambiental, y la creación de áreas marinas protegidas (AMP). Los países insulares piden un apoyo a la investigación científica, con un  reforzamiento de la transferencia de tecnología. Entre los países más « difíciles », los Estados Unidos ponen en duda una vez más, la validez de un acuerdo visto como una solución « legalmente aplicable » en el campo de la gestión de los recursos genéticos. Ellos subrayan la necesidad de aplicar más bien los compromisos existentes y se oponen al concepto de un Alta Mar “patrimonio común de la humanidad ».

 

Las ONG, excluidas de la sala de negociaciones

El segundo día, la creación de un grupo de “friends of the chairs” que excluye las ONG y las organizaciones intergubernamentales (agencias), enfría el ánimo los expertos. Estos se encuentran de hecho excluidos de las discusiones. Pero las grandes ONG han movilizado unos recursos considerables para la semana, con expertos, talleres y campañas. Un comunicado de la High Seas Alliance circula entonces después de la segunda sesión a puerta cerrada, recordando el compromiso de los países europeos con la transparencia según la Convención de Arrhus.

La sociedad civil francesa está allí bien representada, con dos talleres (side events); Tara Expéditions, en colaboración con la UNESCO / Comisión Oceanográfica Intergubernamental, organiza un seminario sobre la cooperación científica internacional y el intercambio de datos entre los diferentes proyectos científicos. El IDDRI propone una sesión sobre los aspectos jurídicos.

 

Mientras, las negociaciones están avanzando, lentamente, pero en la buena dirección.

Después de la primera jornada marcada por las consideraciones de cada grupo o país, los negociadores se reúnen alrededor de una propuesta del G-77/China. De regreso en plenaria, el co-presidente presenta un texto de consenso; este define un proceso de trabajo del grupo BBNJ para preparar la resolución a someter a la Asamblea General. He aquí algunos puntos importantes del texto:

• El término utilizado para definir el acuerdo deseado es  » instrumento internacional « ; no “ acuerdo » o “convenio”.

• Este instrumento seria jurídicamente vinculante (binding), bajo los auspicios de UNCLOS

• El Grupo de Trabajo se reunirá tres veces, durante una semana: dos veces en el primer semestre de 2014 y otra a principios de 2015.

En los meses que vienen, volvemos a tratar la parte más importante de las negociaciones. Abordaremos los temas específicos de este instrumento jurídico: las modalidades de gestión de los recursos genéticos marinos; La definición de un sistema de repartición de los beneficios de la explotación de estos recursos; Las decisiones en materia de formación y de transferencia de tecnología; La definición de las normas que regulan la pesca en Alta Mar, junto con los acuerdos regionales existentes.

Comprometidas con la gestión del Alta Mar y con la consecución de un acuerdo de todos los Estados Miembros de la ONU, las instancias de Tara Expéditions siguen desarrollando su campaña de firmas del Llamamiento de París, y trabajan en la convergencia, en el 2014, entre sociedad civil y científicos.

 

André Abreu, encargado de misión para Tara Expéditions

cheap cell phone spyware как найти по номеру мобильного телефона адрес android cell phone spy app whatsapp spy download gratis phone spy how it works iphone android spy apps zurich na spy ссылка ссылка sitemap